Nuestros sitios
Compartir

Entretenimiento

Caminando Ando: Un viajero descubriendo las Laurentides

Por: Jafet Gallardo 29 Jun 2020
Llegamos a Montreal, parada obligada para dirigirnos a Mont-Tremblant, un ico?nico pueblo de esquiadores donde la naturaleza te invita a disfrutar de la regio?n.
Caminando Ando: Un viajero descubriendo las Laurentides

Son tiempos difi?ciles para un viajero, para alguien que esta? acostumbrado a caminar por los rincones de algu?n lugar en alguna parte. Atra?s quedaron los ra?pidos del ri?o, las callejoneadas en pueblos ma?gicos, los hallazgos arqueolo?gicos de alguna civilizacio?n, los atardeceres espectaculares, la cerveza con amigos en fogata y los di?as de sol frente al mar.

Vivimos un confinamiento que comenzo? desde marzo de 2020, encerrados en casa, cual pa?jaro enjaulado. Tiempo que nos ha servido para reflexionar, modificar nuestros pensamientos, e incluso somos testigos del respiro que la naturaleza se dio de la humanidad. Sabemos que todo pasara? y pronto recobraremos, poco a poco, nuestra vida cotidiana, con un pensamiento diferente, ma?s humano, y que sin duda, nos llevara? a nuevas rutas y viajes extraordinarios.

Era enero de 2020, me encontraba en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de Me?xico esperando un vuelo que me llevari?a a Quebec, exactamente a la regio?n de las Laurentides. Me dijeron que era un lugar ma?gico, donde la naturaleza se- gui?a intacta, asi? que mis expectativas eran altas.

Mientras iba volando, en mi cabeza repeti?a que seri?a un viaje extraordinario. Viajar en avio?n y surcar los aires es un momento ma?gico, sin duda para los afortunados que pueden viajar junto a la ventanilla.

Llegamos a Montreal, parada obligada para dirigirnos a Mont-Tremblant, un ico?nico pueblo de esquiadores donde la naturaleza te invita a disfrutar de la regio?n. Las montan?as nevadas nos dieron la bienvenida, pareci?a una escena de peli?cula, pero era ma?s que eso, esto era real.

Mont-Tremblant se caracteriza por la calidad de su gente, misma que comprobe? desde que pise? el aeropuerto, y al llegar, no falto? quien ofrecio? su ayuda, un gran intere?s por conocer nuestra cultura o hacerme sentir parte del lugar. Despue?s de hospedarme, camine? por sus calles, poca gente en ellas, debido al fri?o la mayori?a estaba en sus casas, bares, restaurantes o cafeteri?as. Entre? en “La diabla”-prometedor nombre para una cantina- me sente? en la barra y pedi? una deliciosa cerveza artesanal. No falto? quien me hiciera la pla?tica conta?ndome que ese lugar era conocido por su cerveza y poutine, papas a la francesa con un delicioso gravy de carne y queso. Pasaron horas y me senti? como en casa, maravillado por aquella cantina hi?pster donde todos pueden entrar, sin importar su raza, preferencias o cultos. Cervezas, nuevos amigos, buena charla… que ma?s podi?a pedir.

No soy amante de los deportes extremos, pero decidi? practicar esqui?, estando en el lugar indicado, por que? no hacerlo. Asi? que tome? el panora?mico que me llevo? a la cima de la montan?a donde ya me estaba esperando Michael, el profesor que me ayudari?a en este deporte. Al principio mis movimientos eran torpes, e incluso, por poco salgo volando al dejarme llevar por la adrenalina de deslizarme sobre la nieve. Varias cai?- das despue?s logre? controlar el primer nivel, creo que practique? el deslizamiento ma?s de 30 veces para poder controlarlo. ?Claro! Para ellos esto es pan comido.

Sin duda la e?poca invernal ofrece un sinfi?n de actividades, adema?s del esqui?, otros practicaban snowboard, haci?an angelitos en la nieve y adema?s, para estar au?n ma?s en contacto con el entorno, otros ma?s, vivi?an la experiencia de dar un paseo en trineo de perros, otra e?pica opcio?n que contare? despue?s, es fanta?stico.

Las noches en Mont-Tremblant son muy i?ntimas, uno puede tener un delicioso momento con cortes de carne, vino y mu?sica en algunos de sus restaurantes, la oferta gastrono?mica es tan amplia que puedes dar la vuelta al mundo desde tu paladar.

No se? si en ese momento valore? todo lo que ocurri?a, cada lugar y cada experiencia. Si?, ese fue mi u?ltimo viaje antes de comenzar el confinamiento, pero estoy seguro que los viajes que vendra?n los disfrutare? mucho ma?s. Habra? un antes y un despue?s del covid-19 y si esta?n de acuerdo, me encantari?a que sean mis co?mplices de nuevos viajes y aventuras de todo tipo, como aquella ocasio?n en el barrio rojo de Pari?s, o cuando la polici?a me escolto? a mi hotel en Las Vegas, e incluso cuando mezcle? pastillas para dormir con resaca en Vallarta. Si?, estoy seguro que seguiremos viajando y mientras eso sucede, estaremos aqui?… caminando ando.

 

?QUé TEMA TE INTERESA?
超碰人人