Nuestros sitios
Compartir

Guía Playboy

Guadalajara, historias de lucha y cultura que hipnotizan

Por: Iván Montejo 30 Oct 2020
El centro histórico de Guadalajara es más que el corazón de la perla de occidente, se trata de un lugar donde nuestra riqueza y contradicciones del pasado se fusionan armoniosamente
Guadalajara, historias de lucha y cultura que hipnotizan

Carlos Fuentes vio en el Hombre en llamas de Orozco la culminación de nuestra historia, la representación de un ser destinado a perecer en las llamas de su propia creación y a renacer de ellas. Un hombre que engloba la tradición de Prometeo y Quetzalcóatl, el dios que le brindó el fuego Europa y el inventor de la agricultura y las artes mesoamericano. La cúpula del Hospicio Caba?as, el sublime recinto que por décadas albergó a los ni?os desamparados de la ciudad de Guadalajara, resguarda esta obra que resume las contradicciones y contrastes de nuestra historia, un pasado donde la cultura, sufrimiento y riqueza conviven.

En 1939 el pintor jalisciense terminó la obra más ambiciosa de los muralistas nacionales; donde alguna vez hubo retablos sacros se levantó un homenaje a la constante lucha y sufrimiento del pueblo mexicano. La esencia de la Perla Tapatía se encierra en esta suntuosa nave: un? majestuoso tesoro nacional donde el pasado vive y las contradicciones históricas se fusionan armoniosamente.

El Hospicio Caba?as es el remate del paseo del mismo nombre, resguardado por centros joyeros y puestos que ofrecen tejuinos, el mejor remedio tapatío para el calor infernal. En el centro del paseo se encuentra la fuente del padre de nuestra agricultura y artes, la Inmolación de Quetzalcóatl; el reinado de la serpiente es parcial debido a que su cabeza está a sus pies, ya que la plaza no estaba preparada para soportar su peso. Una obra abstracta por accidente.

 

Centro histórico de Guadalajara historia cabeza Quetzalcoatl Mapio

 

Uno podría imaginar que la decapitación de Quetzalcóatl fue una orden infernal de Nu?o de Guzmán, conquistador espa?ol de la región y que fue nombrado por Vicente Riva Palacio como el hombre más perverso en pisar la Nueva Espa?a. El terrible tirano llamó a las tierras reclamadas Guadalajara, en honor a su ciudad natal, tal vez una forma de reivindicar el nombre cuyos orígenes datan de la presencia árabe a la Península Ibérica.

Su primera fundación fue en la actual Nochistlán, pero la venganza de los indígenas ante las atrocidades de Nu?o de Guzmán y la falta de agua obligaron a la naciente población a convertirse en una especie de tribu nómada. Juan Sánchez de Olea, uno de los espa?oles errantes, decidió que el mejor lugar para refundar Guadalajara era el valle de Atemajac, varios hombres mostraron su descontento y su deseo por volver a la Ciudad de México; ante la indecisión, Beatriz Hernández, esposa de Sánchez de Olea, exhortó a sus acompa?antes errantes a terminar con el exilio: “Se?ores, el Rey es mi gallo y soy de parecer que nos pasemos a valle de Atemaxac”. Nadie le refutó a la se?ora. El particular episodio es recordado en la Plaza de Fundadores,? sitio en el que se tomó la decisión y donde hasta la fecha se honra la puntualidad de la fundadora de la ciudad.

 

Centro histórico de Guadalajara historia Beatriz Hernandez

 

El sitio que vio nacer a la tierra del tequila se encuentra a espaldas del Teatro Degollado, edificio neoclásico que tomó su particular nombre del gobernador de la época: José Santos Degollado. El edificio es un ícono cultural situado en la Plaza de la Liberación, lugar que recuerda uno de los mayores eventos de la ciudad.

 

Centro histórico de Guadalajara historia Plaza de la Liberación

 

Desde 1521, la Nueva Espa?a había recibido a barcos mercantes con “mercancía” africana para facilitar los trabajos más duros. La ley permitía este tipo de comercio, pero el 6 de diciembre de 1810 en el Palacio de Gobierno de Guadalajara, Miguel Hidalgo firmó el “Decreto contra la esclavitud las gabelas y el papel sellado”. La prohibición de los timbres oficiales era una nimiedad, el documento por primera vez les dio la libertad a miles de esclavos novohispanos.

La importante firma no sólo es recordada en el nombre de la Plaza de la Liberación, también es rememorada en uno de los murales más reconocidos de José Clemente Orozco. Ubicado en las escaleras del Palacio de Gobierno, Hidalgo es un episodio más del Hombre en llamas, el llamado padre de la patria blande una antorcha para defender a su pueblo del peligro que le asecha; por un lado, las cruces que evocan los abusos milenarios de la Iglesia y por el otro las amenazas que en su tiempo eran contemporáneas: el autoritarismo salvaje representado por el nazismo y el fascismo.

 

Centro histórico de Guadalajara historia Hidalgo de Orozco

 

El centro histórico de Guadalajara nos acerca a nuestras contradicciones, al sufrimiento de los pueblos originales a manos de hombres extranjeros, a la fundación de esos mismos seres recién llegados y a la eventual liberación que nos dio una nueva identidad. Filiación que se encuentra entre Prometeo y Quetzalcóatl, entre el sufrimiento y la riqueza cultural.

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUí nuestro especial LOS MEJORES EJERCICIOS KEGEL PARA HOMBRES. ?Descárgalo GRATIS!
?QUé TEMA TE INTERESA?
超碰人人